lunes, 20 de junio de 2016

Parir en Irlanda

Cuando me quedé embarazada de Aldara, en Dublín, ya conocía algunas mamás que habían pasado por el embarazo y el parto allí, así que tenía una idea de como podían ser las cosas. Además, al ser mi segundo embarazo, ya tenía una idea clara de lo que no quería :-)
Para empezar, la primera visita, a lo que vendría a ser el médico de familia, se hace para que el GP rellene los papeles necesarios para el seguimiento gratuito del embarazo. Después, una llamadita al hospital para concertar la primera cita, creo que sobre las 14-16 semanas.
Os estareis preguntando por el triple screening. En Irlanda no se hace rutinariamente, pero se puede hacer de manera privada si se desea. Yo me lo hice en España puesto que coincidió que estabamos allí de vacaciones. Previamente, para asegurarnos que todo iba bien, nosotros nos hicimos una ecografía en un centro privado a las 9 semanas.
Después, las visitas se alternan entre el GP y el hospital, donde se puede elegir entre un seguimiento por un equipo de matronas (gratuito) o, lo que elegimos nosotros porque lo cubría nuestro seguro médico, un seguimiento semi privado. El seguimiento semi-privado incluía además una habitación con menos mamás tras el parto. Creo recordar que eran 4 camas.
Los ginecólogos expertos (consultant) sólo te atienden en caso de que haya alguna anomalía, pero si todo va bien, son ginecólogos menos experimentados los que hacen las visitas. Si deseas un seguimiento con consultants, habrás de elegir el seguimiento privado y pagarlo.
De manera gratuita, si surge algún problema durante el embarazo te verán consultants las veces que sea necesario, aunque estés en el sistema público. A mi me vio un especialista para descartar problemas con el tiroides debido a los antecedentes familiares.
Ecografías: hay una, a las 20 semanas. No es obligatoria, puedes decidir continuar el embarazo sin hacerte prueba alguna y no mandarán a la policía a tu casa (esto es por esa mujer a la que han inducido el parto a la fuerza, con una orden judicial y la policía de por medio).
A medida que avanzan los meses, las visitas se hacen más frecuentes, siendo semanales las ultimas 4 semanas, alternando hospital y GP.
Prueba del estreptococo: no se hace tampoco de manera rutinaria, pero yo se la pedí a mi GP y me la hizo sin problema. O coste alguno :-)
Análisis: creo recordar que me hicieron uno en la primera visita al hospital y otro hacia el final. Además, me ofrecieron la curva de la glucosa debido a mi historia familiar, y me la hice. Menudo desayuno me dieron al terminar, aun lo estoy saboreando!!!
Las clases de preparación al parto fueron bastante completas, muy enfocadas al parto y a la recuperación en el postparto. De hecho, una fisioterapeuta paso antes de darme el alta para comprobar que hacia los ejercicios de kegel correctamente! Ofrecieron, además de opciones variadas para mitigar el dolor (alternativas a la epidural), posturas y respiraciones para las que eligieran un parto natural. Hablaron de hipnosis, de las pelotas para relajarse, del parto en el agua... porque todo eso estaba accesible en el hospital para las parturientas. Sobre los cuidados o la alimentación del bebé no hablaron demasiado, pero, al ser un hospital amigo de los niños, promocionaban la lactancia materna y tenían especialistas en el tema accesibles para todas las mamás. También tuvimos un tour en el hospital para ver las habitaciones, los paritorios (que son habitaciones normales) y los quirófanos en caso de necesitar una cesárea. El Rotunda hospital, el que nosotros elegimos, es una maternidad, una de las tres maternidades públicas que hay en Dublín.
Llegado el día, puede que no todo salga acorde al plan previsto, pero en el hospital tendrán en cuenta el plan de parto que los papás han elaborado y explicarán cada paso a tomar antes de proceder a ningún cambio.
Por ultimo, para mí, una ventaja o punto positivo donde los haya es la posibilidad de que, si todo va bien, puedas irte a casa con tu bebé en 6 horas, yo lo estaba deseando! En mi caso, al ser domingo por la tarde, no pude irme hasta el lunes por la mañana, que pasaron los pediatras, la matrona-psicóloga o algo así, para el tema de la depresión postparto, y la fisio para los ejercicios de suelo pélvico.
Muy contenta con todo, con mi GP, con el seguimiento, y con las matronas que nos atendieron. Por supuesto, perfecto no hay nada pero me dejó buen sabor de boca a pesar de los contratiempos.
La historia completa del parto la podéis revivir aquí.

No hay comentarios: